domingo, 4 de enero de 2015

CUANDO HAY AMOR ES SUFICIENTE




Eran tres peregrinos de Oriente
Cargados de regalos e ilusión
Viajaban guiados por una estrella
Señal divina en su decisión

En un largo camino lleno de peligros
La fe les infunde prisa
La esperanza determinación
La caridad les prepara el corazón

Van en busca del Rey nacido en Belén
Las Escrituras lo han dicho bien
Ya están cerca de cumplir la promesa
Por fin lograron alcanzar la certeza

Son llevados por la estrella
En lo profundo de la noche bella
El silencio cubre todo el campo
En espera de un nuevo canto

En lo profundo de la cueva
Van entrando los pastores
Admirados ante tan gran prueba
Dejan a María sus pobres dones

Los tres Magos se inclinan
En humilde actitud de adoración
Ojos fijos en el predilecto
En el Rey de toda nación

Traen regalos imagen de su amor:
Oro puro como canción
Precioso don  para su Señor
Incienso que se alza como
Perfume suave para su Dios
Mirra que anuncia su destino
Recuerdo santo para su Redentor

Alma mía, mira bien
Despierta en esta noche santa
Vete tú corriendo a Belén
Ofrece algo al niño también

No eres rica, bien lo sé
Pero algo tendrás para regalar
A Aquél que por ti
Un día morirá

Busca bien muy dentro de tu corazón
Quizás hay un pequeño rencor
O una duda de su amor
Quizás es ese miedo llamado temor
O una espina clavada de dolor

Algo habrá que regalar
Un propósito hecho oración
O el don de tu perdón
Quizás el evitar una tentación

Busca bien alma mía
Tú también tienes un oro
Y un incienso para arder
También la mirra para dejar a sus pies

Sólo tu amor por Él sabrá
Qué es lo que debes ofrecer
No eres Mago ni de Oriente
Pero cuando hay amor es suficiente

Porque el regalo que Él más quiere
No sé compra ni se envuelve
Ni tiene precio ni provecho

Es tu vida junto a Él
En adoración y confianza
En silencio y gratitud
Por lo mucho que te ha dado
Y lo tanto que te ha amado

5 comentarios:

  1. -Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
    Vengo a decir: La vida es pura y bella.
    Existe Dios. El amor es inmenso.
    ¡Todo lo sé por la divina Estrella!

    -Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
    Existe Dios. Él es la luz del día.
    La blanca flor tiene sus pies en lodo.
    ¡Y en el placer hay la melancolía!

    -Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
    que existe Dios. Él es el grande y fuerte.
    Todo lo sé por el lucero puro
    que brilla en la diadema de la Muerte.

    -Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
    Triunfa el amor y a su fiesta os convida.
    ¡Cristo resurge, hace la luz del caos
    y tiene la corona de la Vida!

    Poema de Rubén Darío

    ResponderEliminar
  2. Sólo tu amor por Él sabrá
    Qué es lo que debes ofrecer
    No eres Mago ni de Oriente
    Pero cuando hay amor es suficiente

    Porque el regalo que Él más quiere
    No sé compra ni se envuelve
    Ni tiene precio ni provecho

    Es tu vida junto a Él
    En adoración y confianza
    En silencio y gratitud
    Por lo mucho que te ha dado
    Y lo tanto que te ha amado

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jesús porque Tu me escojiste ami para que te ame, mi regalo pata ti es mi corazon para que mores en el

    ResponderEliminar
  4. QUe el amor de Dios cubra al mundo,que seamos mas servidores de nuestros hermanos ..que recibamos a Jesus niño y a la sagrada familia como regalo de su amor inmenso y alabemos glorificando su presencia.

    ResponderEliminar